La Jaula


La ira de un invierno en Finlandia Ha calado en mis entrañas. Hace frío, y en mis costillas Se ha quebrado, entre humo y cerillas, El corazón. Abierto, Tal vez como si fuera un esperpento, Un salto del vacío a las nubes, Como bajar subiendo hasta un infierno Sin naturaleza alguna, Callando Y otorgando a…

Hubo un tiempo


En el que el viento soplaba mis venas llenándolas de fuego Mis pasos seguían el sendero Mi pies helados por la nieve, descalzos... Mi boca cerrada, juicios que ignoraban la realidad de mis circunstancias Ignorante Soberbia ciega Mientras yo avanzaba... Aquello que fue, heridas abiertas Crueles secuelas Miradas como puñales, se quedaron atrás, ajenas... Mis…

Indiscreta


Secuestrada por aquellas palabras que no se llevó el viento.Superviviente de mares en llamas, olas rugientes...Y la verdad callada.Soportando el peso de las miradas y de tu mirada.Y la verdad encerrada.Impredecible estatua de sal alada.Sin mirar atrás superar los fantasmas.Cantar a los cuatro vientos que la verdad es una.Barrer el viento y coser las palabras.Tender…

Las flores amargas


  Voy a desintoxicarme de ti, Y después voy a deshojar tu infierno, A dejarlo sin margaritas, Ni pétalos. Ni espinas. No fuimos ángeles de alas rotas, Yo fui mariposa, Como mariposa yo volaba Y danzaba, Y un día llegaste tú Y me volviste ciegas las alas. Y desde entonces, Odio, Y desde entonces, Fuego.…

Los finales felices no existen


En mis entrañas Ha vomitado mi corazón una alondra muerta, Su ira Su rabia, Sus dotes de artista del drama, El destino arañando mi espalda Como quien muerde un trozo de pan duro. Se muere Se excita de dolor la vida, Hipocresía en pleno movimiento, No tiene sentido seguir postrada en esta cama, Viendo cadáveres…

Este final nunca tuvo un cuento al que llorar


Se ha ido Lo sé, Mi prólogo lo ha vaticinado: Siempre sola, siempre lágrima apagada, siempre una extraña luz que alumbra las horas muertas. Y siempre tan perdida, Tan rota como un jarrón Que ha besado el suelo Tras un corazón corrompido Que de tanto llorar se ha vuelto una sombra Que no refleja su…

No hay paraíso sin infierno


Siento un mar de aguijones que arañan mi pecho, el disparo de una bala perforando todos los resquicios que ahondan en mi espalda, ahogando todos los futuros pasados en litros de whisky barato. Quisiera marcharme de este lugar. Mi palacio de cristal, donde nada vive, donde nada sirve y todo muere, paraíso de hielo donde…

La pena que se ahogó sin lágrimas


Y quién soy yo, si cuando te vas vuelve la luz que me robas con cada grito, y quien soy yo, si cuando vuelves todos los grises que retumban en mi pecho, sangran y aprisionan las llagas que adornan mis caderas. Te llamo desde dentro del fondo de esta angustia, pero nuestro infierno está hueco…

El último vals


Lánzate al abismo Y vuela. Vuela alto Allá donde las sombras de tus miedos no lluevan penas sobre ti, mientras tiendes al sol tus recuerdos llenos de fantasmas ciegos. Grita tu cantar hasta las nubes de plata, lanza tu rabia al dardo del que te apuñaló por el cuello, tu costado sangrando de mentiras impregnadas…

A oscuras


Hipócritas que solo buscan la fama sin saber que de la sabiduría se obtiene la felicidad verdadera Fama condicionante que sólo te mantiene alerta Sabiduría que sólo crece y vuelas Pluma grandilocuente a ojos del mundo pequeña Hipocritamente te alaban, pero tú, sabiduría, no lo tienes en cuenta para descubrir la vacuna que les salva…

Bajo París también se esconden los monstruos


Los fantasmas están muertos y sin embargo el tuyo me atormenta en todas las calles, en todas las aceras. Vagas por la carretera con lágrimas de plomo entre las sombras de los huecos fríos de tus manos, guardas el horror de tu alma en la profundidad de tus pupilas, espejos que muestran lo que tus…

Las alas caídas


¿A qué huele un alma vacía? ¿A qué sabe la tristeza cuando las lágrimas ladran por la garganta como perros sin dueño y forman charcos de desesperanza? ¿Se puede amar sin una mitad del corazón? Una muñeca huérfana que suspira, rendida por tener que vivir, encadenada a una caja de música, dando vueltas y vueltas…

La belleza del adiós


  Sólo fui un arpegio roto en los acordes de tu cintura, y me arrulla la culpa  de haber vuelto lágrima el recuerdo de tu brisa, la torpeza de mis pies caídos caminando por la calma de tu partitura. Eras música entre mis piernas, volvías armonía  la soledad más sombría, mi pelo era el violín…