Amor libre

Atrápame en tu cielo, abrazame la tristeza, mi piel pide a gritos tus caricias, mi corazón - hecho trizas- por el fantasma del armario, necesita de tus sonrisas, pues creo que aún sueña con volar. Mi insomnio me dice que sin ti la lluvia en las noches desiertas no es lo mismo. Te vas y…

Anuncios

Frankenstein al desnudo

Tú, salmón que juega con los dientes postizos de una piraña y la mirada nociva de un tiburón. Con lo fácil que es comeros y que el Mar se olvide de vosotros. Tú y tus espinas que envenenan a un corazón cuyo anzuelo es fácil de picar, ¿no te da vergüenza? Te culpo a ti,…

Versos de una suicida

Maté tu nombre con la pólvora que quedó del último disparo donde tu recuerdo se desangró mientras mis lágrimas reían por todas las veces que lloraron de amargura, no existes, no vives, ya no me gritas desde dentro que soy la culpable de tus noches de pensamientos suicidas, no entorpecerás más mi camino, ni me…

Princesa de hielo

  Princesa de corazón congelado, reina en un palacio de diamantes que cortan como cuchillos afilados, alma de hielo que guarda fuego abrasador en su profunda soledad donde sobrevive alimentándose de la triste amargura que le provocan los recuerdos hirientes, siendo la lágrima que sin cesar pide a gritos que alguien la salve del dragón…

La gran estrella: Parte II

Los dioses perdían su fuerza; más no todo estaba perdido. Por cada cien cosas malas, seguía habiendo una buena que daba fuerza para creer en la esperanza.  En la Gran Guerra, un soldado vestido de rojo arrojó sus armas y dio un paso al frente, su rival, vestida de azul se descubrió, era su mujer,…

La gran estrella

Había una vez una estrella, allá, a lo lejos, en el firmamento, que brillaba en todo su esplendor y por las noches, alumbraba a los habitantes del planeta llamado Esperanza. Esa estrella, se alimentaba con los sueños de los niños y niñas que por las noches soñaban cosas alegres, y eran felices sin prejuicio alguno.…

Mis horas ya no llevan tu nombre

Las resacas causan mas tristeza todavía, por eso evito beber alcohol después de pensar en ti. Los monstruos del armario a veces no salen por miedo a los demonios que invaden nuestras cabezas. Los miedos que afloran en corazones malheridos a los que nunca se les ha dado una segunda oportunidad para dejar de sangrar,…

El adiós definitivo

Hoy has vuelto a morir, no te he matado yo, te has asesinado a ti mismo, tal vez creyendo que podrías conmigo que tu puñal podría atravesar mi costado y llegar hasta las costuras de mi corazón amurallado. Pero tus dardos llenos de odio, más que arañar mi piel, sólo la han vuelto más fuerte.…

Los monstruos que nos habitan

Voy a matar todos tus miedos, a derretir todos los males que congelan tu mirada y la vuelven lágrima que no cesa, como un rayo que recorre el cielo, enfurecido, dando comienzo a una tormenta donde la tristeza cae en forma de cristal, cortándote la piel, impidiéndote respirar ahogándote, sin saciarte, en un mar de…

La memoria de los recuerdos rotos

  Un adiós que me destroza por dentro, que me bombardea con lágrimas hasta hacerlas explotar de dolor, hasta asfixiarme con todos los imposibles que adornan esta vorágine de recuerdos. Quisiera volar y nunca acordarme de ti, pero todos los amaneceres me recuerdan con punzadas de realidad, que si te arranco de mi mente, arraso…

El dúo corrompido y los espectadores

Traición Siendo pez, creyendo que era mar en aguas estancadas a contracorriente. Engaño Querías saber mi forma de escribir y te la quedaste. Solo te hicieron falta los acentos y las tildes, además de singularidad. Mentiras Las naranjas son verdes por muy naranjas que sean. Ahora todas están podridas. Desprecio Te molesto demasiado y a…

París desde tus ojos

Somos un bosque infinito en mitad de unos cuantos te quieros, dulzura extrema tal vez siendo arte en tu piel, París nevada una noche de invierno, recorriendo sus calles a golpe de risas y abrazos, contando nuestros pasos, sin mirar las huellas en la nieve que dejamos atrás. Recuerdos de esos que duran toda una…

Hasta siempre y para siempre, nunca más. Adiós

  ¿Qué hay después del fin del amor? ¿Cuál es la linea que se cruza tras el adiós? ¿Habrá un nuevo encuentro? ¿Otro amanecer más tras otra noche de dudas que se clavan como espinas? No lo sé, cielo, pero tienes que saber que que a pesar de todo, siempre te quise. Hubo barra libre…