Etiquetas

, , , ,


image

Hay personas especiales en todas partes, personas especiales tan parecidas a la luz de las estrellas que iluminan el universo por la noche. Esas personas especiales son difíciles de encontrar, a veces están tan escondidas que no podemos verlas, pero están ahí, esperando a encontrar a su otra parte, su otra sonrisa. 

Las personas especiales son difíciles de ver, porque sólo aparecen de repente, cuando nos sentimos solos o perdidos. 

Pensareis que hablo de un novio o una novia, aunque lo cierto, es que esta vez hablo de una gran amiga, una persona a la que sólo conozco de un año, pero que se ha convertido en alguien genial, en una parte de mi risa, y de mis ganas de seguir adelante. 

Cuando entré en una clase nueva, apenas conocía a nadie, recuerdo que tenía miedo de no caer bien, a ser rechazada (y os aseguro que no fue así), pero fue ahí donde encontré a esa pequeña estrella. No recuerdo la fecha, pero da igual, fue una tarde cualquiera de un caluroso mes de octubre. Creo que desde el principio conectamos bien. Pero… La verdad, no pensé que se pudiera llegar a cogerle cariño tan rápido a una persona.

Yo hoy quería dedicarle este hueco en este cachito de alma que es este blog, pues ya sabéis que es una parte de mi misma, que en el escribo todo lo que me hace daño y también lo que me hace feliz. Y ella, junto a otras personas, forma un pequeño pero gran trocito de luz. 

Hoy, será la única vez que me veas ponerme ñoña, pero la ocasión lo requería. Lo que sea por sacarle una sonrisota a una persona como tú.

Mi querida amiga, no sabes lo que me alegra haberte conocido. Ahora se que las cosas malas y las buenas que me han pasado en estos cincos años han merecido la pena. Hay pocas personas a las que puedo llamar amigas, y tu eres una de ellas. Y es un gran honor que pertenezcas a mi pequeño mundo. Hoy has cumplido 20 años, te me has hecho un poco más mayor. Y yo he podido verlo. (Como siga con esta ñoñería, me voy a poner a lloriquear y va a ser por tu culpa, que lo sepas, pedorra!) Ya eres un poco más mayor, aunque siempre serás mi canija (y espero que no crezcas más, o me vas a crear complejo de bajita. Y eso sería fatal para mi estatura de 1’72)

Espero que podamos seguir cumpliendo más años juntas, y que la fiesta y nuestros abrazos de oso gigantes no se acaben nunca. Y me da igual que tengamos distintas ideologías políticas, o que tu seas católica y yo atea, que…. Me da igual lo diferentes que seamos. Ni el amor ni la amistad entienden de barreras, religiones o color de piel, sólo el ser humano levanta muros entre la hermosura de estos sentimientos. No se le pierde el respeto ni el cariño a una persona tan sólo pensar diferente o tener un dios distinto al de enfrente. Eres mi amiga, y nada va a hacerme cambiar de opinión. Pensar diferente a mi no te quita el puesto dentro de mi cariño. 

image

Me alegro de significar algo en tu vida. Y debo darte las gracias, agradecerte que me apoyes y me ayudes y que creas en mi cuando hasta yo pierdo la fe en mi misma, pero siempre apareces cuando peor me siento, cuando en vez de reír primaveras, lloro inviernos grises. Así que, ¿como no iba a dedicarle un espacio en este blog a una personita con tanto brillo como tú? 

Que lo sepa el mundo entero, vales más que todo el oro, la plata, el bronce, el dinero, perlas, diamantes de este planeta. Eres una constelación en el universo, un millón de estrellas en la noche, y un motivo más para creer que las personas especiales existen. Así que espero poder celebrar más cumpleaños a tu lado, siempre y cuando nuestra amistad sea el mejor regalo.

Felices 20 añitos, pequeña flor de cielo.

Te quiero. 

Miles de abrazos,

Tu amiga,

Que nunca te olvidará,

Laura.

Anuncios