Te tenía otra vez ante mis ojos!!

Te había echado tanto de menos…tantos días recordando esa sonrisa, esa suave piel, esos pequeños detalles que sólo tú y yo sabemos y que te hacen única…

Tantos días envidiando a esas parejas luchadoras contra viento y marea, que dejaban vislumbrar un amor sencillo y, a la vez, tan sublime!

Imaginábame entre nosotros lo mismo y mi corazón rebosaba, pero parásitos invisibles pero voraces invadían mi ser…atacaban mi corazón y mi mente en una confusión cada vez más impertinente, cual fuego devorando un bosque.

Regalábame ante tu dulce presencia, tus bellos ojos de brillante pradera, tu pelo dorado, tus gestos tiernos…

Pero quemábame por dentro la lejía de lo ilógico, de lo prohibido…

El suicidio es pecado y nuestro amor también, estaba atrapado en un callejón sin salida…

Pero entonces se pareció San Gabriel anunciándome el amor, y vi claro que el amor no puede ser pecado y di rienda suelta a mi amor por ti y ahora brillamos junto a los amantes de todos los tiempos en un paraíso terreno de luchas y a contratiempo, disfrutando de cada momento, pues el hecho de que exista un final hace más valioso el tiempo contigo.

Colorín colorado, los llantos habían cesado y el sol iluminaba nuestras mejillas radiantes.

 

 

 

Anuncios