Me era tan fácil confiar en ti, me fue tan fácil defenderte delante del resto, que aquella noche me dejaste sin voz, temblando de la rabia, bloqueada y sin expresión alguna.

Cuando su pareja le contó la aparición repentina de una ex en su vida, ella sintió algo fuerte en su interior, una patada que la decía que las cosas no iban bien. No era una ex cualquiera, con el resto no tuvo nunca ningún problema, era la chica menos celosa que podía conocerse. No encontraba los motivos de tener rabia a algo que había salido mal, ella solía tener más miedo al futuro que al pasado. Sin embargo, esta ex guardaba una disputa con ella mucho antes de existir una persona en común, por eso algo iba mal. Aquella tarde igualmente sonrió, lo miró, le pidió que tuviese cuidado y después siguió con su vida.

Tanto respetaba su pasado, que no tuvo ningún problema cuando días más tarde, él decidió quedarse en casa debido a que era el cumpleaños de un antiguo amor y no podía evitar sentir nostalgia. Ella sólo le pidió que, al terminar el día, se acercara a su casa para pasar la noche juntos, aprovechando que tenía la casa sólo para ellos dos. Tampoco era romántica, sin embargo quiso provocar una sonrisa en su rostro mediante una cena que incluía velas y el último disco de su grupo favorito. Aquel día ella cenó sola.

No quiso pensar en negativo, hacía tres días después de la aparición de esta chica, que le habían llegado rumores de que los habían visto juntos. Ella lo  había defendido a capa y espada, pero entre aquel rumor y el plantón de aquella noche, su corazón empezaba a estar más oscuro de lo normal.

Al día siguiente vino, y ella simplemente se limitó a olvidar los pensamientos de la noche anterior. Faltarían cinco días para ir de vacaciones juntos, no era el momento de enfados y reproches. Sin embargo, al caer la noche, él confesó haber estado con aquella ex no sólo durante ese día que “necesitaba” quedarse en casa, si no aquella noche que ella lo esperaba sentada en la mesa del salón, además de que los rumores de que los habían visto juntos días anteriores eran ciertos.

Pocas veces en la vida se ha llegado a bloquear tanto, no gritó, no dijo nada, solamente se dio la vuelta y durmió. Fue la primera vez que se preguntó qué era lo que hacía allí, callada, aguantando… ¿Y él? Él siguió hablando con aquella ex por mensajes día tras día.

Continuará…

 

Anuncios