Y quién soy yo,
si cuando te vas vuelve la luz
que me robas con cada grito,
y quien soy yo,
si cuando vuelves
todos los grises que retumban en mi pecho,
sangran y aprisionan las llagas
que adornan mis caderas.

Te llamo desde dentro del fondo de esta angustia,
pero nuestro infierno está hueco y sordo,
muerta estuve de rodillas suplicándote
que si te volvías a ir no dieras un portazo
que hiciera temblar de nuevo el suelo
por el que mis pies se arrastran,

aposté por ti y sólo me decepcionaste,
rasgué mis rodillas
por tus mentiras
y solo me amarraste a tu ira
mientras escupías tus cenizas en mi vientre,
te lloré cien mil inviernos,
lanzaste tus dardos de acero
teniendo mi corazón como diana.

Sufrí tus penas de cocodrilo,
vomitaste tu veneno sobre mis manos,
luego me besaste y me juraste
que sólo eran malos tiempos,
días de sombras y noches de fría soledad.

Yo quiero una dulce paz,
tú me das ojos de huracán,
mi calma pisoteada por tu voz que me desgarra,
no pausas tus andares,
y quemas mis venas,
me dices que me quieres pero despiertas
entre las piernas de otra de tus fantasías,

me escondí de tus agravios
y ahora no consigo encontrar mis labios
sin las marcas de unos besos sin curar.

Aún escucho el crujir de la escalera
cuando subías por ella,
tus pasos mordiendo los escalones
con la rabia de tu rugido sediento
de mi miedo,
lo hueles,
sabes que me escondo debajo de la cama
de la celda donde un ángel negro regenta
la vergüenza de mi tosco silencio.

Aún me escuece el último 14 de febrero
arrodillada y lamiendo el dolor
que suspiraba mi piel,
una falsa sonrisa disimulando
un falso amor
una falsa caricia
un falso poema
sobre un falso querer.

Un 19 de mayo volviste a desaparecer
tras las puertas de mi palacio de cristal,
más tarde, escondida debajo de la cama,
y tras escuchar todas tus quimeras de hielo ardiendo,
descubrí que esta vez era un final para siempre,

Y volví a nacer.
Y volví a bailar sobre las olas del mar,

Y volví a ser yo,

esta vez ya sin ti.

 

 

Poema: Laura Ginés.

Un comentario en “La pena que se ahogó sin lágrimas

Deja tu humilde opinión, querido lector

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .