Etiquetas

, , ,


20160803-215354.jpg

Ella no lo entiende: no entiende porque no se gusta, porque cada día se quiere menos: porque desea ser otra persona y no ella misma, con sus virtudes y sus defectos. Creo que piensa que en realidad, no tiene ninguna virtud pero si muchos defectos. Se mira al espejo y sólo ve dolor. Y lágrimas. Muchas lágrimas.

Ella sale a la calle y siente que la gente la mira y se ríe. En su casa dicen que ha engordado, aunque en realidad esta delgada, pero ella ya no se ve así. Entonces su mente viaja al pasado, a cuando sufría las burlas de los compañeros de su clase, y de otras clases en su piel. Esa piel que ahora guarda en su memoria la tristeza de mirarse al espejo, pero cerrar los ojos por miedo a descubrir que todos los insultos eran ciertos; que es FEA.
Ella ahora tiene 23 años, pero no soporta salir sin sus lentillas a la calle, porque con las gafas se siente horrible, y se alisa el pelo porque piensa que sus rizos afean su cara.
Lo peor de tener miedo al espejo no es verse gorda o delgada, es no verse. No verse bella de ningún modo. Que resuene el pasado en tu cabeza cada vez que te vas a dormir, o cuando te vas a poner una mini falda o pantalones cortos y descubres el pavor que te da lo que la gente pueda opinar de tus piernas, o de tu tripa (aunque no tengas) o simplemente, de tu forma de vestir.

Ella no consigue dejar su pasado atrás. Sus miedos. Tal vez porque todo eso sigue en su presente. O puede que sea porque se siente sola: porque siente que nadie la comprende ni quiere entender el abismo que lleva consigo, a cuestas y que con el paso de los años, del tiempo, se va haciendo aún más pesado.

Ella está cansada de huir. No sirve para nada: ellos siempre vuelven, siempre la encuentran. Corre y corre, pero al final la acaban alcanzando. Ella quiere gritar: pero gritar fuerte. Darle una patada a los malos recuerdos y convertirlos en polvo para el olvido.

Ella quiere ponerle fin a todo. No puede más. Sería de cobardes desaparecer del mapa, pero es que ya esta cansada de todo y de todos: falsas amigas, falsos novios, en general, del mundo entero. Esta cansada de oír hablar del bullyng, pero que nadie haga nada para pararlo, y de que cada vez haya más casos de niños maltratados por sus compañeros. Cansada de las noticias de la tele que sólo aumentan la pena que le da el mundo, cansada de atentados terroristas en Europa, cansada de guerras y de gente que pierde su vida en huir de países que se dirigen a la ruina… Cansada del maltrato animal y de que lo maquillen de odiosas “tradiciones”. Cansada de todo.
No puede más con la tristeza de sus días. Y de las eternas noches llorándole a la almohada.

Pero eso nadie lo entiende. Y se vuelve a sentir sola, aunque este rodeada de mucha gente. Supongo que eso es lo peor de todo.

Ella esta rota. Lleva mucho tiempo así. Tanto que ya ni siquiera se acuerda de cuando empezó a llenarse de heridas su sonrisa. En su memoria caben muchas decepciones, un sin número de desamores y de corazones rotos, de caricias de repente a medio camino, y de abrazos por la espalda. Sólo que estos dos últimos, que en su momento los tubo…. Ya no los recuerda

Saludos,
Laura.

Anuncios