Etiquetas

, , , ,


image

“Ahora que voy más sola que la luna, negociando gasolina para este amanecer. Ya ves, voy buscando en la basura unos labios que me digan: “Esta noche quédate””

Hoy se me ha roto el mundo. También mi corazón se ha quedado vacío: de amor, de esperanza. También de ilusiones. Pero se ha llenado de abismos, de lágrimas y de miedo. Miedo porque ahora los recuerdos son tan afilados que me cortan por dentro. Y las heridas son tan profundas que podríamos meter toda una vida por ellas, como si de una maleta se tratara. Y ojalá pudiera hacer eso: guardar los recuerdos en una bolsa (bien atada) y tirarlos al mar, para que así no me sigas doliendo en la tristeza más honda.

Tú eras una playa: con su mar, con su arena, con su tesoro. Su cielo y sus atardeceres. Eras: en pasado porque ahora sólo eres una ilusión, un desierto lleno de tormentas de arena y sin oasis. Que tu corazón es un trozo de roca imposible de romper, y que tus labios son el comienzo de una gran mentira, de palabras con la traición inyectada en vena. Te crees que vales oro, pero en realidad no eres más que guijarros del camino recorrido. Yo te quería. Y tú me has destrozado. Yo te quería y tu me has llenado de ruinas. Me has dejado triste la mirada, y se que te da igual lo que te diga, se que te importa poco que hayas sido la razón de mis noches en vela, llorando pétalos de recuerdos marchitos. Se que todo ha sido una farsa, y que yo he sido una tonta, una tonta y ciega enamorada que te defendía cuando los demás me decían que no eras como yo creía. Como tú aparentabas ser. Supongo que es verdad eso que dicen de que las apariencias engañan. Y no se que me duele más, si que me hayas cambiado por otra como si fuera una vulgar muñeca de trapo, o haberme estampado de bruces contra la verdad. A mi corazón le faltan un par de costuras, y alguien especial con el que irse a drogarse de poesía. Porque aunque no lo sepas, hay versos que pueden curar hasta las heridas que ni el tiempo consigue cicatrizar.

image

Tu eres una canción ya pasada de moda. Pero aún así eres una canción que duele al escucharla. Una canción sin melodía. Oscura. Envenenada de falsas ilusiones. Una canción con vistas a la melancolía. Desde lo alto de esa canción se puede ver la desdicha que aflora por los caminos de mi agrietada piel.

Me voy. Es el momento de decirte adiós. De ser valiente, coger las maletas, y marcharme para siempre. Pero cuando me vaya, no intentes retenerme, que ya tuviste oportunidad de no perderme y no supiste valorarme. Cuando me vaya ya será tarde. Así que, por si no nos volvemos a ver… Que sepas que aunque serás siempre parte de un descosido en mi sonrisa, nunca podré olvidarte. A pesar de todo.

Adiós.

Para siempre.

image

Espero que les haya gustado.

Saludos,
Laura.

Anuncios