“Vivimos en una sociedad, que aunque nos cueste admitirlo, sigue teniendo algunos cánones tradicionales de las épocas pasadas. Una sociedad en la que no existirían etiquetas si nosotros no se las hubiésemos puesto.

El tema que vengo a argumentar es bastante delicado, pero lo haré lo mejor que pueda:

Como ya sabrán aquellos que estén leyendo esta entrada, hace unos días fue el día de la mujer, gran día que merece ser recordado, por supuesto. De esta idea principal intenté extraer otras de diferentes experiencias, ya sea viendo una noticia en la televisión o incluso una noticia más cercana  a oídos de otros, y sobre todo haciéndome la siguiente pregunta: ¿Existe el día del hombre? (Si de verdad piensas que el día del hombre son todos los días, estás atrapad@ en la tradición)

Sin duda es una cuestión que debería de preocuparnos a todos, ya que muchas mujeres no buscan la igualdad entre ambos géneros, sino que quieren estar por encima del género masculino y para el colmo, se hacen llamar feministas.

Definición de Feminismo:

”Doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres.”

Son aquellas mujeres que defendieron lo que tenemos hoy, aunque no haya podido ser completo, aunque aún exista discriminación, pero es un avance muy positivo.

Hoy en día existen mujeres que se aprovechan de la ley, es decir, basta con la palabra de una mujer denunciando que un hombre la ha agredido, que siendo verdad o no, el hombre denunciado va directo al calabozo una noche. Luego ese hombre puede denunciar a esa mujer por haber realizado una denuncia falsa, pero la noche en el calabozo, si te pillan, no te la quita nadie.

Lo más triste de esto es que no solo siguen existiendo hombres machistas o mujeres hembristas. Lo más triste es que no existan demasiadas mujeres que defiendan a los hombres, como demasiados hombres que defiendan a las mujeres, que defiendan una igualdad equitativa entre ambos. Que aquellas mujeres dejen de pensar que en los hombres no existe el dolor, claro que existe, uno hace más daño pero ambos reciben lo mismo.

Hombres y mujeres no somos tan diferentes, solo nos diferencia determinadas partes físicas, y la mente de un hombre no es igual a la de todos los hombres, al igual que la mente de una mujer no es la misma que la del resto de mujeres. Podemos tener parecidos o creer que los tenemos porque estamos acostumbrados a verlo desde esa perspectiva (nuestros padres, la televisión, el colegio, los amigos…). ¿Cuántas veces has coincidido más en ideología con tu sexo contrario que con tu mismo sexo? Yo, bastantes.

Si eres hombre y no te consideras machista, defiende tus derechos y los de ella, al igual que si eres mujer y no te consideras hembrista, defiende tus derechos y los de él. Sería una buena forma de demostrar que opinas que tu género no condiciona tu vida ni la de otros.

Podría seguir diciendo mil ejemplos pero yo creo que ha quedado suficientemente claro. Si habéis leído mi argumento, os lo agradezco y os animo a luchar por una igualdad equitativa.”

 

 

 

16/05/2016  ¡¡PERDÓN!!

Sí, pido perdón a todos y a todas. La intención de añadir esta argumentación es rectificar sobre mis palabras anteriores, y por eso dejaré la evidencia también escrita.

Me ha llevado un tiempo largo en darme cuenta, pero he conseguido darme cuenta.

Me he dado cuenta de que ser feminista a día de hoy es como ser hembrista (gilipollas), es decir, no estamos oprimidas actualmente, al menos en mi país no. He dejado de considerarme feminista para ser persona, no me están quitando derechos, es más tengo algunos que los hombres por lo general, a no ser que sea un caso especial, no los van a tener. El porcentaje de privilegio frente a esos derechos que son muy probables que sean más correspondidos a mujeres que a hombres es más alto respecto al género femenino, que al masculino.

(Si hay alguna objeción que hacer en cuanto a las entradas que escribo, por favor escribid, que para eso están los blogs, para opinar, debatir, etc…)

Me puedan creer aquellos y aquellas que me recibís a través de vuestras pantallas, yo me disculpo ante todos y todas, os merecéis la disculpa.

Un saludo.

 

 

 

 

 

Anuncios