En miles de versos te recordaré


Éramos poesía cuando amanecía
y nuestros cuerpos se
llenaban de rayos de luz.

Ellos, nuestros cuerpos,
también hacían poesía.

Poesía eran los atardeceres
en los que anochecíamos en la playa,
comiéndonos a besos,
acariciando nuestras almas
con las punta de nuestros dedos.

Poesía era cuando
cogías la guitarra
y te ponías a tocarla
y me cantabas.
Entonces hacías música
con la magia de tus manos.

Poesía era cuando
me mirabas a los ojos,
diciéndome que me querías
sin palabras,
sólo con la dulzura
de una mirada.

Eras todo eso y mucho más.
Eras mis ganas de olvidar
el resto de las cosas.
Eras mi presente y mi futuro.

Hacías de mis días y
mis noches una eterna poesía.
Y mírate ahora:
tú en tu casa,
poniéndole almizcle a tu dolor,
buscando abrazos
en cajas llenas de abismos;
en recuerdos llenos
de excusas y de lágrimas.

Y lloras, y la amargura

te destroza en trozos de nostalgia,

echando de menos la poesía

de las tardes de primavera

sentados en el césped

de algún parque.

Y luego piensas que ojalá

nunca te hubieras ido,

y la vida se te rompe en el vacío

de una noche sin estrellas.

Piensas en que ojalá nunca

me hubieras dejado marchar.

Se que ahora te dedicas

a emborracharte en bares,

intentado olvidar esos momentos

en los que salvábamos el mundo juntos.

Se que intentas olvidar lo efímero

que fueron mis manos

viajando por tu espalda,

buscando las constelaciones

que nacían en tu cuello.

se que te has hecho

amigo del alcohol,

porque tienes la esperanza

de que él te robe

los recuerdos de las fotos

que sigues conservando

en tu cajón de la mesilla de noche.

Es difícil olvidar,

no te creas que no lo se.

No te creas que no se

que en las noches,

la soledad te recuerda

cuando hacíamos el amor en tu cama.

Esa cama a la que ahora odias

porque se te llena de vacíos,

una cama demasiado grande

para una sola persona.

También se que ahora te dedicas

a besar otras bocas

y a probar otros cuerpos

que sabes que no saben igual,

por querer recordar a aquella otra.

Condenado a recordar que perdiste

a quien amabas por no

querer el orgullo perder.

Sé que has intentado olvidarme

en otras caricias,

en otros besos,

tal vez en otros abrazos,

errando en el intento de olvidar

lo que ocurrió sin querer.

Pues yo te digo que ceses

en tu idea de sacarte de la mente

algo que nació en tu corazón ,

pues hay heridas que ni el tiempo

transforma en cicatrices.

Hay personas que te aportan algo

que no sabes lo que es,

pero que te inspiran a escribir poesía,

aunque

sean los versos más tristes del mundo.

Porque, aunque tu no lo sepas,

nunca te he olvidado.

Aunque tu no lo sepas,

sigues siendo la poesía que escribo

cuando mis ojos se inundan de recuerdos.

Y te recuerdo a ti

a tus ojos marrón primavera

A tu verano en mi almohada

Te recuerdo agarrándome

por la cintura

Paseando juntos mientras me hacías

de reír con tus chistes.

A mi también me duelen las noches

desde qué te fuiste,

desde que me dejaste huir

con mis miedos.

Desde entonces espero

cada atardecer

a que vuelvas a buscarme.

Pero nunca apareces.

Aunque, cuando más noto tu ausencia,

es cuando me acuesto en la cama,

y ya no vienes a dormir

conmigo como cada noche.

Ya no me acaricias,

ni yo te acaricio a ti.

Y se que estas en algún lado,

esperando a que

el destino vuelva

a juntarnos.

Pero es tan duro

tan triste y amargo

saber que podríamos

que podría haber

hecho mucho más

y sin embargo

aquí estoy

estamos

Llorando, quejándonos

llenándonos de espinas

el corazón

Y no somos capaces de buscarnos

de perdonarnos

Ni siquiera de naufragar

en otros labios

Porque tampoco

conseguimos olvidarnos.

Una vez me dijiste que

los imposibles si existen,

sin saber que sólo son posibles

que no se quieren.

Se hace de noche otra vez

y como siempre,

las lágrimas inundarán

mis sueños.

olvidar

Por favor, amor, esta noche, quédate.

Sólo esta noche

No te vayas.

 
tumblr_lqy9oamiky1qbn2eio1_500
Espero que les haya gustado.
Saludos,
Laura.
Anuncios

3 respuestas a “En miles de versos te recordaré

Deja tu humilde opinión, querido lector

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s