Hola, ¿Qué tal?

Sé qué hace mucho que no sabemos nada el uno del otro, quizás por todo lo que paso, cosa que no me extraña…

Te escribía para decirte que te echo de menos, que no me he olvidado de ti, que te sigo queriendo como al principio, pero aun así no me arrepiento de nada de lo que paso. Quizás si del “como” pero del “porqué” de eso si que no.

Ayer te volví a ver en la calle, entre la gente. Estabas radiante, pero, esta vez, de una manera distinta a la última, te vi sonriente, feliz, abrazada a un chico. Me alegro muchísimo. Quién sabe quizás ese sea capaz de todo lo que yo no pude, aunque no será difícil, porque algo ya ha conseguido, hacer que sonrías. Me alegro.

Si te preguntas por mí, te diré que estoy bien, que me he levantado una vez más, que sigo caminando escondiéndome entre las notas de mi guitarra ya que sus cuerdas son las únicas capaces de atarme a algo lo suficiente fuerte para no temer perderlo.

Sé que esta carta te abrirá viejas heridas que quizás ya cerraste pero no me importa, ya sabes soy un egoísta. Las pesadillas han remitido aunque temo que en cualquier momento vuelvan.

Debo decirte que yo también he conocido a alguien el problema es que como contigo nunca podré ser más que un extraño que se sienta a su lado en clase.

Espero que te alegre tener noticias mías y, aunque, no espero respuesta, me gustaría tener noticias tuyas.

 

Fdo: Un pequeño fantasma.

Mensaje para mis lectores:

Hola a todos disculpar por la tardanza en volver a escribir, pero mi vida esta ahora mismo en una montaña rusa de emociones, problemas, complicaciones y demás.

Debo pedirle también disculpas a Nawin ya que lleva esperándome media vida a que la diga algo, me he comportado como un cerdo y no he hecho mas que poner tierra de por medio. Espero que esta carta que jamas envié te haga ver el porque… mi excusa o razón.

También quiero daros una buena noticia, creo estar viendo luz al final de este túnel del que llevo metido varios años. Una pequeña estabilidad dentro de una barca que se zarandea entre las olas y llega, después de una terrible tormenta, a las cercanías de un puerto tranquilo.

Me comprometo a seguir subiendo cosas y espero que más a menudo. Pediros disculpas por mi mal redacción pues quería subir la carta sin muchos cambios sobre la original para que pudierais poneros en mi piel.

Un saludo a todos.

Fdo: Telsa El precursor de mi propia luz.

Anuncios