Etiquetas

, , ,


image

Gracias

Gracias por dejarme marchar. 

Gracias por huir de mi. Dicen que todo pasa por algo, y mira, puede que sea verdad.

Verdad que siempre hay un motivo para las cosas que nos ocurren. Buenas, malas y regulares. Da igual.

Gracias por irte. Gracias a tu adiós, a mis lágrimas, a tus palabras. Gracias a nuestro ayer, a nuestro pasado que nunca fue futuro. 

Me hizo ver que las promesas, si no se cumplen, no tienen valor alguno, y que las palabras, si no van seguidas de actos salidos del alma, tampoco tienen sentido. 

Promesas que no valen nada.

Promesas rotas, promesas llenas de ruinas, de grietas.

Gracias 

Gracias a ti, a tus mentiras, a tu manera de desaparecer de mi vida sin pedir permiso para marcharte, dejando atrás un corazón bañado en dolor. 

Gracias por tus dramas, por tus lágrimas de cocodrilo.

Y también gracias por estar ahí, por los malos momentos, y por los buenos. Que fueron bastantes. 

Gracias por nuestro final, aunque no fue de cuento de hadas; y es que dicen que el amor no tiene fin, y si lo tiene, es que nunca lo fue.

Gracias

Gracias por dejarme marchar, porque me di cuenta, aunque puede que tarde, que quien bien te quiere no te hace llorar, te hace volar. No se va, no te abandona sin ni siquiera decir el por qué.

Gracias

Fuiste poema, canción, y espinas de una rosa. Pero al final, tu te quedaste con la rosa, y a mi solo me tocaron las espinas. 

Corazón espinado

Corazón destrozado.

Corazón herido y ahora lleno de cicatrices.

Gracias

Gracias por hacerme libre, gracias por irte y no volver.

Todo se descubre tarde o temprano. Y el que juega con fuego, tarde o temprano se acaba quemando. 

Como dice el refrán: “Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”

Y no te deseo nada malo, fuiste lo más especial que hubo nunca en mi vida, y siempre lo serás. No te quepa duda. 

Pero me dejaste marchar. 

Y no se sí un día me echarás de menos, pero espero que si te pasa, sepas y te des cuenta de que has perdido, de que me has perdido. De que nos hemos perdido.

Todo se acaba. Nada perdura en el tiempo. Y es de tontos pensar que habrá un para siempre, que seremos eternidad. Es de tontos enamorarse ciegamente. 

Y como una tonta me enamoré. Corazón ciego, ojos que no ven.

La vida es demasiado corta, demasiado hermosa para que personas que se aman se dejen ir, se despidan para siempre. 

Pero ya no es momento para lamentaciones; lo que no pudo ser, no fue, y lo que no tenía que ser, acabó siendo, y nada ni nadie puede cambiarlo.

Aunque duela… Aunque me duelas aún.

Aunque me escuezas, y sigas siendo una herida que a veces sangra ríos de hiel. 

Gracias

Gracias por ser tú y no otro.

¿Y sabes qué es lo peor de todo?

Qué habría muerto por ti. Que habría muerto por alguien que nunca lo habría hecho por mí.

Pero lo cierto es que, si lo que te mata, es algo por lo que morirías, entonces te da igual que te duela.. Incluso que te mate poco a poco cuán perdición. 

Al fin y al cabo, puede que morir por alguien, sea nuestra única salvación.

Gracias

Gracias porque me has enseñado mucho en tan poco tiempo.

Y es que es en los malos momentos, en los errores más profundos, en las lágrimas más amargas, cuando de verdad aprendemos,

cuando de verdad crecemos como personas.

Y de los errores se aprende, o eso dicen.

image

 

 

Saludos,
Nawin.

Anuncios