Cada persona somos un mundo, pero un mundo siempre lleno de sentimientos que buscan el amor.
Todos lo buscamos, pero, a veces, de forma diferente.
A mi parecer somos más iguales que distintos.
Sin embargo, dejamos que sean tonterías, que sea el mal, la intolerancia lo que siempre consiga separarnos, pisoteando nuestros buenos deseos de paz con aires de superioridad.
¿Qué más da? o ¿Da más qué? Porque aunque sigamos a pesar del efecto pigmalion , siempre que otros te vean incapaz acaba minando.
Ir contracorriente siempre es más difícil… pero ello mismo engrandece el acto.
Porque no es tanto la dificultad encontrada sino el superarla a pesar de todo.
Lo llaman algunos milagro, yo lo llamo progreso.
¡Porque es la libertad, para Tod@S! La que da paso a nuevas ideas que mejoran el mundo aunque al principio parezca algo raro, el resultado es todo un despliegue de sencilla felicidad.
Felicidad que se palpa, felicidad humana, de la Diosa Tolerancia.

image

¡A ser felices haciendo el bien! ¡Que aquí todos somos importantes!

 

Elvira.

Anuncios