Etiquetas

, , , , ,


IMG_2100

Había dolor en su mirada, y también en su corazón. Algo se había roto muy profundamente dentro de ella. 

Su mirada se había hecho añicos, y sus sueños se convirtieron en pedazos de ruinas que ahora no eran más que ríos de lágrimas, espejos que reflejaban la silueta de un alma habitada por cicatrices. ¿Habéis visto alguna vez un corazón destrozado? Su corazón se podía ver a través del esqueleto de su tristeza. Tristeza por haber abierto los ojos a la realidad demasiado tarde. Ojos ciegos, corazón que no siente, o eso dicen; pero, ¿Y si es el corazón el que esta ciego? Porque el suyo lo sentía todo a flor de piel. 

Se había encerrado en sí misma, y ya no quería salir de allí. No quería que nadie viera su locura, que la descubrieran llorando océanos de recuerdos. Era mejor vivir así, sin tener que lamentarse por ser la espina sin rosa de alguien.
Ahora su alma era un volcán de emociones en llamas que la aprisionaban y la impedían escapar de allí; miles de tormentas que se escondían debajo de sus pestañas, huracanes que ponían patas arriba los cimientos que sujetaban su vida y que ahora se habían convertido en grietas.

Y entonces se dio cuenta, aunque puede que no demasiado tarde, o si, quien sabe; de que nadie cosería sus heridas si no se las curaba antes ella. Porque prefería ser presa sin bozal que libre con cadenas que tanto le pesaban a la hora de tenerlas que arrastrar por el camino. Tal vez porque se había cansado de luchar contra viento y marea por algo que ya no tenía razón de ser. Es triste perder la guerra contra una misma, pero más triste es caer y ser incapaz de levantarse de nuevo. 

Y es que a veces, perdiendo, también se gana.

IMG_2098

 

Espero que les haya gustado.

Saludos,

Nawin.

Anuncios