Etiquetas

, , , , , ,


image

¿Y si te digo que cada día me duelen menos las heridas? ¿Y si te cuento que los abismos están desapareciendo de los acantilados que rodeaban el caos en el que se había transformado vida?

Que cada momento que pasa cicatrizan las heridas que tu despedida causó a los cimientos de mi alma. Que la pena se murió de risa, y que la soledad se tiñó de verde primavera. Que ya no existen inviernos de grises que congelen mi sonrisa, ni pesadillas que apaguen la luz de mis sueños. Ha pasado mucho tiempo ya. Muchas nevadas han caído desde que te fuiste para no volver. Tal vez, precisamente por eso, porque desapareciste de mi felicidad para convertirte en un triste recuerdo de caricias y promesas incumplidas, puede que por el recuerdo de mis lágrimas bebiendo del dolor de las tuyas, gritando con voz muda, con el corazón desnudo y quebrado en miles de cristales. Tal vez por eso, haya sido tortuoso decirte un eterno adiós. Pero como leí una vez en un libro, “Nada es para siempre. Ni siquiera la tristeza”.

image

Ha llegado el Año Nuevo a mi mundo. La primavera, el verano y los cielos cubiertos con los colores que el sol forma cuando la lluvia se va a dormir. Y puede que sí, que sea porque alguien se ha encargado de quitarme la venda de los ojos, cegados por la oscuridad que dejó en ellos tu partida. Mi deseo es que te conviertas en pasado. Que no vuelvas a ser presente ni futuro incierto. Mi anhelo es que no seas ya ni besos, ni lágrimas, ni canción ni poema. Eres ese dulce que con el tiempo se fue quedando amargo. La piedra con la que tropecé mil veces, y que ahora quiero quitar de mi camino como si nunca hubiera tropezado con ella, aunque eso sea imposible de no recordar. Cuando más distantes menos dolor. Cambiar un hasta pronto por un adiós.

Que lo que quiero es que pases a ser olvido.

Que seas punto y final.

image

 

Espero que les haya gustado.

Con mucho gusto,

Nawin.

Anuncios