Etiquetas

, , , , ,


image

Y entonces pasa.

Pasa que te enamoras. Ocurre que tu corazón vuelve a sonreir, que tu alma vuelve a volar. Que todo retorna, que vuelve a ser como antes. Ese deseo, esa ilusión. Vuelven las ganas, y los paraisos debajo de las sábanas. Ocurre que te vuelves a acostar pensando en él, y las noches en vela ya no están plagadas de pensamientos grises ni de penas encharcadas en decepciones. Y luego te despiertas con esa sensación de estar soñando despierta. Ocurre que ves un mensaje suyo en tu móvil y la sonrisa se te vuelve tonta, y el corazón a mil por minuto.

Parece mentira, ¿verdad? Como alguien puede llegar a tu vida, y en apenas unos minutos, formar parte de ella como si de una eternidad se tratara. Alguien que llega y cura todas tus heridas y cose tus cicatrices desde la primera mirada. Y entonces lo sabes. Lo sientes. Todo cambia. Tu forma de ver las cosas. La vida. Empiezas a entender porque hay que dejar escapar a ciertas personas, cerrar algunas puertas, para que otras nuevas se abran. Y ya no existen lágrimas. Ni miedos. Ni temores. No sabes si durará toda una vida, o solamente una noche. Solo eres consciente, de que en tu vida, por fín has descubierto esa luz que vuelve a ser la estrella que ilumina tu cielo. Porque hay personas realmente increibles. Personas que te dan todo lo que un día creiste haber perdido. Si. Ahora lo sé. Él es increible. Magnífico. Y puede que me arrepienta de decir esto, como tantas otras veces en un pasado. ¿Pero que es la vida si no arriesgas, sino no apuestas a la parte por el todo, si no pones la mano en el fuego por nada ni nadie? La vida es una sucesión de oportunidades, de trenes que van pero nunca vuelven. Y el amor es uno de los pasajeros de ese tren. Puedes subir e intentarlo. Y también puedes dejar que ese tren se pase. No arriesgar. No apostar. Pero entonces habrás perdido. Si. Porque no hay victoria para el cobarde. Ni tampoco vida alguna. Estás acabado. GAME OVER.

image

Pero yo he decidido coger ese tren. Aunque luego me pueda estrellar y morir en el intento de nuevo. Me gusta el amor. Con sus rosas y sus espinas. Me da igual pincharme y desangrar mi corazón, si con eso descubro la verdadera forma de amar y de ser amada. Me da igual si sueño y luego se convierte en pesadilla. Porque luego despiertas y has aprendido algo nuevo. Me da igual si hay lágrimas, porque mañana serán sonrisas.

Quiero a alguien. Y voy a apostar por él. Aunque sea un error. Aunque vuelva a equivocarme. Necesito vivir. Necesito el éxtasis. Tocar la cumbre de mis sueños y gritarle a ese rayo, ¡que he triunfado!

El amor no duele. Lo que duele son las locuras que hacemos, por pensar que estamos enamorados.

image

 

 

 

Espero que les haya gustado.

Saludos,
Nawin.

Anuncios