Etiquetas

, , , ,


image

Mira que eres gilipollas. Idiota. Estúpido. La has dejado marchar. La has perdido. Si. Tú. No ella a ti. Tú a ella. ¿Te creías que esta farsa iba a durar mucho tiempo? Pues te ha salido mal tu plan de hacerla vivir en una mentira constante. Has quedado como el auténtico imbécil que eres y has sido siempre en realidad. Una persona cínica, creída, vanidosa y de palabras agresivas y asesinas. Has conseguido sacarla de sus casillas. Humillarla. Hacerla llorar. Porque sí, la has humillado pero bien. ¿Y ahora qué? Claro. Ahora ya nada. Ya la has jodido. Te has cargado su coraje, has roto su corazón en mil pedazos. O más bien, lo rompiste. Porque claro, ya hay otro en su vida. Alguien que, si es listo, sabrá como hacerla feliz de verdad. Sin mentiras. Sin falsas promesas de un futuro ovbiamente inventado.

¿Hacía falta mentir? ¿Tacharla de falsa, mentirosa, paranoica, celosa y cotilla tan solo para ocultar tu maldita mentira? Lo has fastidiado todo, jodido lerdo. Y ahora, has dejado ver como eres en verdad. Como siempre has sido. Alguien que va de víctima por la vida, engañando a la gente que le quiere. No te creas que vales tanto. Te lloró durante unos pocos bastantes días, pero logró secar sus lágrimas. Aunque todavía le duela la herida que le hiciste en su alma. Porque las heridas del amor siempre duelen, eso tenlo seguro. Pero no te creas tan importante, porque ni lo eres ni lo serás nunca. Eres despreciable. Ha tardado tiempo en darse cuenta. Pero al fin se le ha caído la venda de los ojos. Sus amigas tenían razón: todo en tí era una absurda pantomima. ¿Ya te has quedado a gusto?

image

Porque ojalá que lo que estás buscando valga más de lo que estás perdiendo. Pero sabes que no es así. Sabes que esa cualquiera con la que la engañaste, no es como ella. Ella es dulce, cariñosa. Simpática. Alegre. Dicharachera. Amable. Buena. Y claro que tiene sus defectos. Como todo el mundo. Al fín y al cabo, es un ser humano. Tiene sentimientos. Inquietudes. Y aunque a veces calle, no significa que no escuche, que no quiera gritar. Pero a veces es mejor callar. Si. Porque si tuviera que decirte todo lo que piensa sobre tí, caerían rayos y centellas. Truenos. Huracanes. Terremotos. Así que, has tenido suerte, pedazo de idiota, de haberla conocido.

image

Porque tal vez otra persona no habría callado tanto, tal vez ahora tendrías un par de dientes rotos y la marca de la palma de su mano marcada a fuego en tu cara.

Que es lo único que de verdad te mereces.

 

Espero que les haya gustado. Ya sé que es un poco “macabro” y duro.. Pero es lo único que me salía del alma hoy.

 

Saludos,
Nawin.

Anuncios