Etiquetas

, , , , ,


image

¿Dónde esta el amor? ¿Y las caricias? ¿Y los abrazos por la espalda? ¿Quién ha teñido nuestro cielo de odios, rencores y tristezas? ¿Quién ha sustituido las sonrisas por suspiros de dolor?

Estamos matando el amor. Estamos cortando sus raíces, rompiendo en pedacitos todo su ser. ¿Dónde quedaron los “buenos días, princesa”? O los te quiero después de una tarde entera juntos. ¿Dónde están las palabras dulces y las miradas de ternura? ¿Dónde se escondieron los “cuelga tú; no, mejor cuelga tú primero” y al final ninguno de los dos colgaba? ¿Y las cosquillas? ¿Y la pasión? ¿Y las llamadas por sorpresa a cualquier hora?

El amor esta muriendo. Cada día un poquito más. Cada vez que una persona le pone los cuernos a su pareja, o cuando la razón gana al corazón; cuando el orgullo canta victoria sobre los sentimientos, o cuando el perdón se niega a dar su brazo a torcer, cuando las palabras de cariño se atrincheran sin querer salir, es cuando muere el amor. Cuando se cae por las escaleras, cuando lo empujamos por la ventana. El amor no se suicida… Nosotros lo matamos. Lo estamos asesinando. Con las mentiras, los orgullos, la absurda lógica, con los sentimientos encarcelados. Las miradas evitadas, los abrazos negados. Estamos encadenando el amor, enjaulandolo. Pero el amor necesita ser libre. El amor es como un pájaro. Es como la más hermosa de las aves, y por eso, necesita volar. Tiene que ser arco iris, y primavera, y verano. Tiene que ser poema, y canción, y rosa, y espina. Necesita de la risa, necesita del respeto. El amor necesita ser, y no vivir bajo la sombra del miedo.

Estamos haciendo que el amor se muera de rutina. Que los besos sean una obligación, y no un deseo de dar una parte de nosotros mismos a la otra persona. El amor es un sueño que come de la esperanza y sacia su sed con cada mirada, con cada beso, con cada caricia en el cuello con la punta de los dedos.

image

El amor se nutre con suspiros mirando a la luna, con besos teñidos de pasión. El amor es una mariposa bellísima de colores muy vivos. El amor es la más roja de las rosas. El amor es una bella balada escrita con tinta de un ayer, un hoy y un mañana; con la esperanza de sacar la más tierna de las sonrisas hacia el ser por el que nuestra alma se estremece al escuchar su nombre.

Y por eso, necesitamos salvar el amor. Hay que rescatarlo de las venganzas, de los miedos, de las lágrimas. Porque el amor podría mover el mundo. Cambiarlo.

Salvarlo de su perdición.

image

 

Espero que les haya gustado.

Saludos,
Nawin.

Anuncios