Me enseñaste el límite de la pasión y no me enseñaste a decir adiós..


image
“El final de un sueño”. Foto hecha por: Laura Ginés.

He nadado a través de mares de lágrimas, hechas con la muerte de sonrisas de amor. He atravesado montañas de nostalgia, recorrido valles de melancolía, viajado por desiertos de fotos interminables, de recuerdos de rosas con espinas y de espinas con rosas.

¿Qué queda después de un adiós, después de la muerte de un sueño, de una ilusión? Ya no queda nada de esas veces, de cuando atrapabas un beso y lo hacías tuyo. Cuando alcanzabas un abrazo y sentías el latir de su corazón gritando a los cuatro vientos su amor por tí. O cuando sentías sus caricias recorriendo tu cuerpo.. Llevándote a las estrellas de otras galaxias, de otros mundos. De otros universos.

¿Ya todo se ha acabado? ¿Así, como si nada?

Que bonito era verte sonreír. Me encantaba cuando dormías, porque parecía como si fueras una estatua de porcelana, o como si estuvieras inmortalizado en el lienzo del cuadro más bonito del mundo. Claro que, tú enterito eras una obra de arte. Tus ojos, la forma de mirarme. Tus manos. Tus dedos.Tu pelo. Tu sonrisa. Tus piernas…. Tu cuerpo.

Y tu alma. Creo que era lo más bonito de ti. Lo más bello. Para mi eras la octava maravilla del mundo. Y las otras siete te tenían envidia.

Que bonito eras.

Eras pincel y lienzo; partitura y canción. Pluma, lápiz y palabras. Eras poema y prosa. Novela y cuento. Sonrisas y lágrimas. Sol y luna. Mar y cielo. Agua y fuego.

Sin tí, ya no habrá viajes a aquel planeta tan extraño, ni paseos bajo la luna, ni besos apasionados viendo amanecer. Tampoco existirán las caricias bajo el mar, y los lobos dejarán de aullar a la luna llena.
Es que, ¡Joder! Si lo piensas bien, sin ti el amor dejará de tener sueños, y la risa se morirá de pena. Y el llanto nacerá de amargura. Nunca creí necesitarte, pero no podía imaginarme una vida sin tí, a mí sin ti, a ti sin mí. Tu lado de la cama vacío y nuestra canción sonando sin ser bailada.
Sé que fui un poco egoísta, pero te quería para mi, como si fueras un tesoro pirata en una isla escondida más allá de este planeta, donde los mapas no llegan, donde los pies humanos jamás han pisado. Un valioso tesoro. Mi tesoro. ¿Te acuerdas? ¿Me recuerdas?

Siempre fuiste para mí un ser extrañamente maravilloso. Tu espalda era una isla desierta que recorrer con besos y con la punta de mis dedos hasta el lunar que tenías en el hombro izquierdo. Aunque tenías varios. Y todos eran realmente hermosos. Tus lunares. Esos que me hacían perder la poca cordura que podía tener. Como un secreto guardado a voces. ¿Te acuerdas? Eras increíble.

Pero nos fuimos de aquel sueño. Y volvimos a la realidad. Despertamos. Y todo volvió a ser tan triste, oscuro y aburrido como antes de encontrarte. De que me encontraras. De que nos encontráramos.

Despertar, es morir.

image
“La luz al final del tunel de la vida”. Foto hecha por: Laura Ginés.

 

Espero que les haya gustado.

Saludos,
Nawin.

Anuncios

25 respuestas a “Me enseñaste el límite de la pasión y no me enseñaste a decir adiós..

  1. Lo primero que resalta en tu obra, Nawin es su esplendor. Sabes que quieres decirle a la gente lo que te pasa (por supuesto como autora, aunque quizá sea también tus propias andanzas) y lo haces con claridad y precisión sencillas. Es un poema lleno de palabras bellas como flores, las cuales pueden aceptarse pero no debatirse. Lo que has dicho en esta pequeña historia tiene la firmeza de la roca y su inconmovible determinación. Cierto que nadie puede enseñarle a otros a decir adiós; pero tú puedes aprenderlo cuando quieras. Gracias por regalarnos tus maravillosos versos.

    ¿Recuerdas el Pequeño Príncipe (El Principito) del francés Antoine de Saint-Exupéry?

    En esta obra nadie creyó al astrónomo turco quien descubrió el planeta donde vivía el Principito cuando lo informó en el congreso de los astrónomos en Londres, todo a causa de que iba vestido a la usanza tradicional de Turquía. Al año siguiente se presento ante sus colegas vestido al estilo contemporáneo europeo y todos le creyeron y le adjudicaron el descubrimiento.

    (Nawin: te agradezco, por favor, que borres esta parte de mi comentario después que lo hayas visto, si te parece.)

    No me enseñaste a decir adiós…

    He nadado a través de mares de lágrimas,
    hechas con la muerte de sonrisas de amor.
    He atravesado montañas de nostalgia,
    recorrido valles de melancolía,
    viajado por desiertos de fotos interminables,
    de recuerdos de rosas con espinas
    y de espinas con rosas.

    ¿Qué queda después de un adiós,
    después de la muerte de un sueño,
    de una ilusión?
    Ya no queda nada de esas veces,
    de cuando atrapabas un beso
    y lo hacías tuyo.
    Cuando alcanzabas un abrazo
    y sentías el latir de su corazón
    gritando a los cuatro vientos su amor por ti.
    O cuando sentías sus caricias recorriendo tu cuerpo..
    Llevándote a las estrellas de otras galaxias,
    de otros mundos.
    De otros universos.

    ¿Ya todo se ha acabado?
    ¿Así, como si nada?

    Que bonito era verte sonreír.
    Me encantaba cuando dormías,
    porque parecía como si fueras una estatua de porcelana,
    o como si estuvieras inmortalizado
    en el lienzo del cuadro más bonito del mundo.
    Claro que, tú enterito eras una obra de arte.
    Tus ojos,
    la forma de mirarme.
    Tus manos.
    Tus dedos.
    Tu pelo.
    Tu sonrisa.
    Tus piernas….
    Tu cuerpo.

    Y tu alma.
    Creo que era lo más bonito de tí.
    Lo más bello.
    Para mi eras la octava maravilla del mundo.
    Y las otras siete te tenían envidia.

    ¡Qué bonito eras!

    Eras pincel y lienzo;
    partitura y canción.
    Pluma, lápiz y palabras.
    Eras poema y prosa.
    Novela y cuento.
    Sonrisas y lágrimas.
    Sol y luna.
    Mar y cielo.
    Agua y fuego.

    Sin tí,
    ya no habrá viajes a aquel planeta tan extraño,
    ni paseos bajo la luna,
    ni besos apasionados viendo amanecer.
    Tampoco existirán las caricias bajo el mar,
    y los lobos dejarán de aullar a la luna llena.
    Es que, ¡Joder! Si lo piensas bien,
    sin tí el amor dejará de tener sueños,
    y la risa se morirá de pena.
    Y el llanto nacerá de amargura.
    Nunca creí necesitarte,
    pero no podía imaginarme una vida sin tí,
    a mí sin tí, a tí sin mí.
    Tu lado de la cama vacío
    y nuestra canción sonando sin ser bailada.
    Sé que fui un poco egoísta,
    pero te quería para mi solita,
    como si fueras un tesoro pirata en una isla escondida
    más allá de este planeta,
    donde los mapas no llegan,
    donde los pies humanos jamás han pisado.
    Un valioso tesoro.
    Mi tesoro.
    ¿Te acuerdas?
    ¿Me recuerdas?

    Siempre fuiste para mí un ser extrañamente maravilloso.
    Tu espalda era una isla desierta que recorrer con besos
    y con la punta de mis dedos
    hasta el lunar que tenías en el hombro izquierdo.
    Aunque tenías varios.
    Y todos eran realmente hermosos.
    Tus lunares.
    Esos que me hacían perder la poca cordura que podía tener.
    Como un secreto guardado a voces.
    ¿Te acuerdas?
    Eras increíble.

    Pero nos fuimos de aquel sueño.
    Y volvimos a la realidad.
    Despertamos.
    Y todo volvió a ser tan triste,
    oscuro y aburrido como antes de encontrarte.
    De que me encontraras.
    De que nos encontráramos.

    Me gusta

    1. ¡Me alegro de que te haya gustado! Parece que voy mejorando en lo de expresar sentimientos por medio de la escritura. 🙂

      Gracias por tu amable comentario.

      Un besote,
      Nawin. 😉

      Me gusta

  2. Me ha gustado la entrada, le pones mucho sentimiento a lo que escribes y eso marca la diferencia. Decir adiós siempre es duro y tu lo has plasmado perfectamente.
    Espero seguir leyéndote pronto.
    Un beso!

    Me gusta

    1. Gracias por dar tu opinión, es agradable ver que hay gente que sabe lo que es sufrir por alguien… Me alegra de que te haya gustado este texto.

      Saludos y buenas noches. 🙂

      Me gusta

    1. Al final me vais a hacer llorar de alegría con tanto comentario alagador.. Jajajaja

      Me alegro de que te haya gustado este escrito. Es lo que pasa cuando una mujer esta terriblemente nostálgica… O ñoña, en mi caso. 😛

      Bueno.. Ahora en serio, gracias. La verdad, es que me ha salido bastante bien.

      Saludillos 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. Me ha gustado mucho esta entrada. Me ha hecho recordar e incluso me ha llegado a poner triste, recordándome algo que escribí yo hace poco…qué difícil es decir adiós y volver a un presente en el que no está esa otra persona que creías, iba a estar para siempre.
    Te felicito, muy bonito.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Me alegro de que te haya gustado. 🙂
      Bueno… Estaba un poco nostálgica. Hay personas que se vuelven inmortales en el recuerdo, aunque ya se hayan ido, y a veces hasta duele recordarlas.

      Hay que decir adiós, aunque no quede más remedio. Basicamente, porque esa persona no va a volver.

      Pero bueno… Ya sabes lo que dicen… “Nada es para siempre”.

      Saludillos 😀

      Me gusta

      1. Sí, estoy de acuerdo. Hay personas que marcan y dejan una huella profunda, demasiado dolorosa algunas veces.
        Pero bueno, como dices tú, hay que decir adiós y seguir caminando.
        Lo dicho, un placer leerte, te comienzo a seguir y te invito a que te pases por mi blog, si quieres, y sobre todo si te sientes melancólica, que llevo una rachita…jaja
        Un saludo 🙂

        Me gusta

  4. Nadie enseña a decir adiós… Nadie para eso estamos preparados. Es mejor un “hasta luego…”, un “nos vemos en un rato…” Decir adiós tiene un sabor demasiado amargo…
    Bonito escrito, Nawin.
    Un abrazo.

    Me gusta

Deja tu humilde opinión, querido lector

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s