”Solo hay que ser uno mismo, solo los que te quieran estarán a tu lado”.

Esa frase la he escuchado un millón de veces e incluso he llegado a decírsela a otras persona pero… Cada vez que iba creciendo me daba cuenta de que yo tampoco seguía los criterios de aquella norma moral. Nunca he podido soltarme del todo con todas las personas con las que me comunicaba, siempre hacían algún gesto con respecto a algo que hacía o que decía y eso a mi me asustaba. Me asustaba que solo por decir alguna cosa que yo considerara normal y ellos no, pudieran dejarme poco a poco de lado. Hay veces que ni la gente me presta atención cuando hablo de algo, ellos simplemente al recordar algo cambian de tema y yo me quedo a media frase sin terminar. Cada vez me pasa más a menudo, ¿no se dan cuenta?, ¿no se dan cuenta de que duele que no te escuchen y siempre seas tú el que escucha todas sus anécdotas?

Todo esto me lleva a pensar que no estoy a la altura de esas personas que hablan de cosas muy similares. Te empieza a dar la sensación que tu voz es solo música de fondo, como la típica canción que suena en el coche y a nadie le interesa, o que oyes la canción pero no la escuchas y por lo tanto no entiendes su significado ni lo que intenta transmitirte. Otras veces suele pasar que a pesar de que te cuesta halar y explicarte bien, hay ciertas personas que solo escuchan hasta donde quieren, no te dejan acabar y siempre ocurren malentendidos. También ocurre muy a menudo cuando dos personas tienen ideas diferentes, no es muy usual que se escuchen entre ellas (aunque deberían hacerlo), no, en cambio lo que hacen es ponerse un muro mental en su cabeza y solo quieren quedarse con su idea, no les interesa saber que es lo que piensa la otra persona para llegar a un acuerdo.

Con todo esto, si lo juntamos, lo que pretendo decir es que siempre tienes ese miedo de abrir la boca, siempre eres tú el que cede y los demás ni se molestan en hacerlo. Ese miedo a juntarte con la soledad y no saber que hacer, es como si estuvieras desnudo sin aquellas personas que tanto quieres.

 

Gracias por vuestra atención.

Estelina.

Anuncios