Etiquetas

, , , , , , , ,


image

Cuando escribir es lo único que tengo; lo único que me queda y me hace no pensar en lo mucho que le echo de menos y le añoro. Bueno… Para que engañarme, aun escribiendo siento que me pierdo en el recuerdo de aquella tarde de verano en la que me besó con un beso pequeño y dulce. Cuando conocemos a alguien y nos enamoramos, tenemos la impresión de que todo el universo está de acuerdo. De que el tiempo se para en ese preciso momento con el que llevabas soñando toda una vida.

Llevo 30 minutos observando su foto. Contemplando sus ojos. Su sonrisa. Su mirada que me inspira tantas cosas maravillosas, y hace que me estallen fuegos artificiales en mi interior, su boca que me llama pidiéndome a gritos de silencio que le dé un beso largo y eterno, y una noche entera de secretos en nuestra cama. O tal vez soy yo, que sueño cada atardecer con dormir abrazada a él y con sus caricias recorriendo mi cuerpo recién salido de la ducha.

Ni la distancia más enorme puede dividir dos corazones y un solo latir.

image

Que de cosas bellas pueden pasar en un solo verano. En un mes. En apenas cinco dias. En tan solo una tarde. Besos y abrazos en el mar. Bailando al son de las olas. Creo que nunca he conocido a un ser humano tan perfecto. Hasta los dias grises los convierte en dias llenos de color y alegría. Como si un arcoiris saliera de su boca cada vez que se rie. Hace que todas las noches me derrita cada vez que me habla y me dice que me quiere y que él también me echa de menos. Que se le desgarra el alma cada segundo que no puede acariciar mi pelo rizado, o recorrer mi alma con sus manos. A veces miro al firmamento cuando retorna la noche y siento que me abraza desde su cielo. Que también es mi cielo. Que es nuestro cielo.

Hoy llueve y hace tormenta. Supongo que es porque él no esta aquí para llenar de colores este mundo de grises.

 

Fotos hechas por: Laura Ginés.

Espero que les haya gustado. Con mucho gusto, Nawin.

Anuncios