Etiquetas

, , , , , , ,


image

La intolerancia es uno de los grandes desafios que la humanidad debe hacer frente en este siglo. Es un problema de dimensiones catastróficas, de ética, social, y política, generado y alimentado por factores diversos, estructurales, ideológicos y culturales. Nuestras ciudades desgraciadamente son testigo de incesantes sucesos de intolerancia. Agresiones a inmigrantes, violencia entre jóvenes, en el ámbito escolar, provocaciones y agresiones ultras en el ámbito del fútbol, crímenes contra la mujer, homosexuales e indigentes movidos, por el odio a la condición social de la víctima, hechos graves acompañados de desprecio, discriminación y fanatismo contra el diferente.

La intolerancia como actitud, se podria definir como una forma de expresión o comportamiento que denigra, viola o vulnera la dignidad humana y los derechos fundamentales de la persona, e incluso que simplemente, invita a negarlos. Es una forma de pensar que se complementa en una disposición mental de donde brotan conductas o actitudes políticas, económicas, culturales y sociales que perjudican a personas, grupos sociales y culturas diferentes, dificultando o impidiendo las relacciones sociales.
La intolerancia se fundamenta en el prejuicio , un juicio previo que está basado en generalizaciones defectuosas e inflexibles (estereotipos); puede ser dirigida al grupo como a un todo o a un individuo como miembro de dicho grupo ; entre sus manifestaciones destacan el rechazo y la exclusión al diferente, la subalternidad o categorización de inferioridad del considerado distinto y etnocentrismo o consideración de superioridad cultural o étnica de un grupo frente a otros.

image

Entre los prejuicios básicos que alimentan la cultura del odio y la intolerancia se situan el racismo, la xenofobia, el antisemitismo, la islamofobia, el sexismo, la homofobia, y otros que niegan la integridad igual de todas las personas. A todo esto, a todas estas lacras, en común, se las llama heterofobia, el rechazo al diferente, la “fobia” a aquello que es distinto.
image

El odio es un sentimiento “humano” de antipatia y aversión hacia alguna cosa o persona cuyo mal se desea. La dinámica del odio es LETAL. De entrada no se considera a los seres humanos en su individualidad, comienza por estereotipar al otro, al diferente, al distinto. A partir de ahí, dichas personas son “juzgadas”, sometidas a un proceso de deshumanización alimentado por prejuicios y falsas imágenes que calan en el subconsciente social (como por ejemplo: los inmigrantes son delincuentes, los negros poco inteligentes, los homosexuales son enfermos, los judios avaros, los gitanos son traficantes…etc etc). Después, la sociedad mayoritaria se victimiza a partir de sentimientos de recelo, miedo y amenaza, sentimientos de sufrimiento por las cargas sociales que considera justificadas y cualquier otro factor que estimula el rechazo victimista.
Los crimenes por odio son los que más deshumanizan porque quienes los cometen, consideran que sus víctimas carecen de valor humano a causa de su color de piel, origen étnico, lengua, religión… etc.

image

Por eso, creo que, cuanto más tardemos en darnos cuenta de lo que estamos haciendo, y permitamos todas estas lacras, más tardaremos en “evolucionar”. La convivencia entre las personas es posible, solo tenemos que cambiar nuestra mentalidad y empezar a basarnos en el respeto a los demás, al diferente. Como siempre digo y he repetido ya varias veces en este blog, “No hagas a los demás, lo que no quisieras que te hicieran a ti. Respeta, y serás respetado.”  Todos somos diferentes. En todos los sentidos. La diferencia facilita la diversidad de culturas y de personas, al igual que en el mundo animal y vegetal. El problema es que estamos tan acostumbrados a creernos superiores a todo, a creernos sl ombligo del mundo, que no nos damos cuenta de que así solo nos destruimos, y destrozamos toda posivilidad para convivir y que haya paz. Como dijo Mahama Ghandi, “No hay camino para la paz, la paz es el camino.”

“El mundo no va mal por la gente que hace la violencia, sino por aquellas personas que la permiten”.

image

 

Espero que les haya hecho reflexionar. Un saludo,
Nawin.

Información sacada de la revista de Esteban Ibarra, “Hablemos de convivencia y tolerancia.”

Anuncios