Etiquetas

, , , ,


image

No soy tu Cenicienta. Ni tampoco alguien a quien puedas mandar. No te creas con derecho a poseerme ni tampoco a abandonarme. Si me quieres, quiéreme entera, no me recortes. Si me amas, envuélveme en tus brazos y no me dejes marchar. Porque no soy de esas que vuelven ni se arrastran cuando se las abandona. No. Y no me idealices, no soy una princesa con corona. Ni tú un príncipe azul. Soy una chica normal. Bueno… Normal no. Tengo mis rarezas. Dicen que soy frágil como el cristal, porque soy muy sensible, pero dura como una piedra cuando me pongo tozuda. Asique, si decides quererme, si se te pasa por la mente amarme, que sepas que soy como soy, que no soy una diosa, ni tampoco una reina o una princesa. No tengo millones de euros, ni tampoco un palacio. No tengo un yate ni tampoco una mansión. No visto ropa de marcas caras ni me gasto 100 euros en una simple camiseta. No me gustan los tacones porque con la escoliosis que sufro en la espalda lo paso mal. No me maquillo ni tampoco me gusta estar horas frente al espejo para ver que me pongo para salir de fiesta. Y tampoco soy demasiado coqueta.
Has de saber que no soy la mejor estudiante, ni tampoco la mejor deportista. Tengo demasiada imaginación, y siempre estoy en los “mundos de yupi”. Soy amante de los dragones, elfos y una gran fan de Orlando Bloom.
Soy de risa fácil, risueña y me da la risa tonta por casi cualquier cosa. Me vuelve loca el grupo de música rock Mago De Oz, y canto sus canciones a todas horas (desafinando bastante, todo hay que decirlo).

image

No tengo don de gentes, ni tampoco miles de amigos. Mis amigas estan igual de locas que yo, y nos encanta hablar de los temas más rocambolescos que te puedas imaginar.
Si decides estar conmigo, acéptame tal y como soy, y no me controles, soy como un pájaro y no me gusta sentirme agobiada; si me quieres, no me etiquetes, pues no soy un producto. No me des órdenes, no me grites, no me pegues, y no me hagas sentir culpable por todo. No seas mi cárcel.
Me encantan las películas románticas, y lloro con los finales trágicos. También lloro cuando veo en las noticias de la televisión que hay guerras, hambre, pobreza y racismo. Lloro cuando veo a alguien que quiero estar triste. Lloro… Bueno.. Lloro por bastantes cosas, al igual que me rio como una loca hasta con los chistes más malos y cutres. He tenido signos de anorexia hace 1 año y medio por depresión, pero ya me estoy recuperando. He “perdido” a personas muy queridas, y también lo he pasado mal. Pero ya lo he superado.
Asi que, si me quieres, recuerda que soy un ser humano más de este mundo, tengo sentimientos aunque no parezca de este planeta y que el amor, es cosa de DOS. Cometo errores y muchas veces me cierro en banda y no hay manera de hacerme razonar. Soy cabezota y a veces un poco pesada. Pero soy yo, al fín y al cabo.

No me trates como si fuera frágil, como si de un muñeca de porcelana se tratase, porque no soy una chica cualquiera, y no necesito que me esten protegiendo a todas horas. (Bueno… ¡Un poquito si, lo reconozco!). Has de saber que no soy la chica más guapa con la que te cruzarás en tu vida, ni tampoco la que mejor cuerpo tiene. Me encantan las novelas de aventuras, y también las de ciencia ficción. Odoro la playa, pero detesto bañarme en el mar. Soy muy friolera. Mi madre dice que soy como los gatos, y mi abuela que soy de “secano”. Tal vez tengan razón.

Pero sobretodo, quiereme por lo que pueda llegar a ser en tu vida. Ámame con locura, como se aman los locos de remate. Dicen que la cordura es la perdición de los amantes.

“Me gustan los locos porque aman con locura. Los cuerdos aman cuérdamente, y eso, a mi ver, es como no haber amado nunca.”

Quiereme de verdad, quiéreme tal y como soy. Con mis defectos y virtudes. Con mis manías, mi risa de bruja borracha y mi imaginación desbordante. Porque así será como yo te quiera. Todo lo que me des, yo también te daré. Ámame sin límites. Los límites son solo para los cobardes.

image

Buenos dias, y espero que les haya gustado el texto.

Saludos,
Nawin.

Anuncios