Etiquetas

, , , , , , ,


image

Gustavo Adolfo Béquer, el gran poeta romántico español, nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836 y murió en Madrid en 1970.

Fue el quinto de ocho hijos. Su padre murió cuando Bécquer contaba solo cinco años, y su madre cuando él tenia solo 10. Esta orfandad influyó sin duda en su temperamento y manera de ser. Se crió con los cuidados de su madrina, de posición desahogada, y gracias a eso el pequeño pudo acceder a una biblioteca y descubrir el placer de la lectura.

Partió a Madrid para dedicarse a escribir. En la capital pasó Bécquer estrecheces y sinsabores. Pasó hambre. Se enamoró locamente de una mujer llamada Julia, de la aristrocacia, que no le correspondió. Contrajo la incurable tuberculosis. Se casó a los 25 años con la hija de su médico, que le dió tres hijos, pero que le abandonó siete años después.
Murió a los treinta y cuatro años. Después de su muerte, se publicaron las hoy famosas “Rimas y Leyendas”.

No son las “Rimas” de Bécquer poesías estrictamente infantiles. Pero si que es verdad que tienen un estilo muy juvenil y adolescente. Versos inmortales para enamorados.

No fue verdad en Bécquer eso de “donde abite el olvido, allí estará mi tumba”. Su figura y su obra siguen vivas en los albores del siglo XXI.

Como el mismo escribió:

“Mientras exista un misterio para el hombre, ¡habrá poesía!”

Aquí os dejo uno de sus poemas más bonitos que conozco. De echo, este poema me a hecho reflexionar, analizarlo y llevarlo a mi vida personal.

“—Yo soy ardiente, yo soy morena, yo soy el símbolo de la pasión,

de ansia de goces mi alma está llena.
¿A mí me buscas?

 —No es a ti, no.

—Mi frente es pálida, mis trenzas de oro,puedo brindarte dichas sin fin.
Yo de ternura guardo un tesoro.
¿A mí me quieres?

—No, no es a ti.

—Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz.
Soy incorpórea, soy intangible,
no puedo amarte.

—¡Oh ven, ven tú!”

image

Esto me hace pensar en que muchas veces las personas, queremos y deseamos cosas y a otras personas que para nosotros son inalcanzables. O bien no nos corresponden, o ya tienen pareja.
En este último caso, nos esforzamos aún más por conseguir a dicha persona. Y yo me pregunto ¿Por qué nos atrae tanto lo imposible, lo que sabemos que no está a nuestro alcance? Incluso cuando sabemos que vamos a sufrir en esa lucha, y que probablemente, perdamos esa batalla, seguimos intentándolo.

 

Que complicada es la mente del ser humano.. Y mucho más los sentimientos. Que difícil es esto del amor. Y sin embargo, es el sentimiento más bonito que una persona puede llegar a sentir.

Espero que les haya gustado. Con mucho gusto,
Nawin.

Anuncios