Etiquetas

, , ,


image

Es curioso como una persona puede volver a tu vida después de años huyendo de ti y teniéndote en el olvido; después de olvidarse de tus cumpleaños e incluso de saludarte cuando te veia; y un día te habla, así, como de repente, como si nunca hubiera pasado nada, como si no hubiera habido herida alguna, con su sonrisa y su palabreria.
Es curioso y a la vez triste que, después de tan malos recuerdos, quiera volverte a ver. Pues él es como esa rosa negra marchita en el balcón a la que te has olvidado de regar. (No se me ocurre otra comparación)

Creo que fué raro verle. Supongo que tampoco esperaba ese reencuentro. Porque tampoco echaba de menos su presencia. ¿Nunca os ha pasado el reencontraros con alguien del pasado y sentir como si no le conocieras? Creo que por eso dicen que no es bueno que el pasado te toque el hombro. Trae consigo recuerdos dolorosos, punzantes. Y creo que esta vez no seria correcto decir eso de “donde hubo fuego, cenizas quedan”, porque a mi ver, nunca hubo nada. Nada más que una tonta ingenua de 17 años pensando que alguien se habia enamorado por fín de ella. La verdad… No escribo esto con dolor ni desazón; más bien como alivio y como manera de expresar mi… Vaya, no se me ocurre calificativo alguno. No se si reir o llorar. Es extraño ese ego que tienen algunas personas de creerse que después de “joderte” (perdonad por la palabrota) vas a seguir queriéndolas como si nunca hubiera pasado nada. No, no, no, para nada. No hubo amor, y mucho menos fuego. Por lo tanto, es imposible que halla cenizas. Puede que recuerdos… Pero solo son eso: recuerdos. Creo que es la única persona en esta vida que me causa indiferencia. A parte de unas ganas terribles de meterle una patada en la tripa. Por no decir en otro sitio más doloroso. Pero soy demasiado pacífica como para tener un comportamiento tan sumamente bulgar. A parte de gastar energía tontamente. Para rebajarme a semejante nivel de estupidez. Solo fué un vano deseo. Y como bien dicen, no hay que confundir deseo con amor.

Que venía para disculparse, decía. Que se sentía fatal por tanto daño. Que le perdonara, me rogó. Creo que nunca he oido tanta palabrería junta. Odio que me tomen por tonta e ingenua. Que se piensen que no sé distinguir entre una verdad y una mentira, entre alguien que desea de verdad algo y no por mero interés propio. Me pone mala que se piensen que por ser buena chica, por ser compresiva, dulce y bla bla bla, que por ser todo eso, va a ser fácil volver a entrar en mi vida.
Que soy buena, pero no tonta. Tengo mi moral y mis propias leyes. Y el perdón es algo que se de ha de merecer y de ganar, no que sirva de medio para volver a hacer daño.

¿Y por qué escribo esto? Porque necesitaba gritarlo de alguna manera. Lo tenía ahí, metidito en mi mente y me carcomía por dentro. Porque, siendo sincera, no sé si he tomado la mejor decisión impidiendo que volviera a mi vida, o si por el contrario, he hecho mal. Si soy una rancia y demasiado rencorosa por no perdonar determinados desplantes y comportamientos. Por no saber olvidar. No sé si soy buena persona, o si me he comportado como una idiota al ignorarle, pero creo que cuando una persona a la que creias especial, se ha burlado de ti, te ha mentido, y te ha fastidiado una parte de tu juventuz, es muy dificil perdonarle y hacer como si nunca hubiera pasado nada. Y yo no soy así. No pienso que el pasado haya que olvidarlo. Hay que utilizarlo para aprender y no cometer los mismos errores. Porque hay determinadas personas a las que hay que manterner lejos. No dejar que vuelvan por nuestra propia dignidad.

image

Espero no resultar pesada o cansina. Y también que les haya gustado.

Saludos,
Nawin.

Anuncios