Etiquetas

, , , , ,


image

Era especial. Todo en él era especial. Sobretodo su sabiduría. Su mente. Su manera de pensar. Me enamoré de eso. Y también de sus bromas y chistes. Era gracioso y alegre. Podía pasar horas mirándole y riéndome con él. Esa es otra: nunca me cansaba de mirarle. Ni de escucharle.
Era como escuchar una de esas melodias, o canciones que se van adentrando por los recovecos de tu alma y te producen esa felicidad inmensa que te ahoga el alma, cuando sabes que es algo efímero y que desaparecerá en minutos, puede que en segundos.
Dicen que vivir de recuerdos es estancarte en el pasado. Es no tener visibilidad de futuro. Perder el presente. Pero cuando son los recuerdos los que te mantienen viva y te alimentan, no puedes hacer otra cosa que dejar que la esperanza anide en tí, aunque te duela. Aunque sea como darle admidcle al alma. Es luchar contra el mundo, o tal vez contra una misma. Querer gritar y que nada te salga de la garganta. Estar aprisionada dentro de ti. No saber como escapar de esa cárcel de sufrimiento. De sentimientos encontrados. De desesperación.

image

Lo cierto es que cuando has perdido a todas las personas que querias, cuando ya no tienes nada que perder, la esperanza puede resultar una pesadilla. Sabes que lo has perdido, pero te mientes a ti misma. “Esto no ha pasado de verdad. Es solo un mal sueño”. La esperanza es un lastre cuando eres consciente de la situación. Perder no es una opción, se pierde y ya. Intentar ser feliz, y ver como esa felicidad se te escapa de entre los dedos de las manos.

image

No sabeis lo que dolía mirarle. Lo que dolía imaginarle. Pensarle. Quererle. Lo que seguirá doliendo verle y fingir una sonrisa, fingir que todo esta bien. Terminar asociando el amor con una gran herida, o cicatriz me parece el argumento más pueril para seguir el camino. Cerrarte en ti misma. Bloquearte. No querer escuchar ni estar con nadie. Buscar la soledad para que no te vean llorar. Luego limpiarte las lágrimas y decir que estas bien. Que se te ha metido una mota de polvo en el ojo, o que te has caido y te has dado un golpe. Fingir que no te pasa nada… Fingir que eres feliz. Y al mismo tiempo, sentirte hipócrita. Sucia. Vacía. Y triste.
La nostalgia es bonita hasta que se convierte en la única cosa que te ata a una barca que se hunde y de la que no puedes salir. Te ahogas. Como en una de esas pesadillas típicas de películas de miedo, en la que te caes hacia el abismo, y nunca dejas de caer. Esto no era una pesadilla. Aunque casi lo habría preferido. Habría sido un alivio despertar y ver que nada había cambiado. Que él estaba junto a mi. Pero no. Aquello era peor que cualquier pesadilla. Aquel vacío en mi interior. La soledad eterna del alma.

image

“Cuando un te quiero no es suficiente, cuando se secan las lágrimas y nuestra sonrisa se suicida,

cuando no nos alcanzan las palabras y

la mirada se nos vuelve dura es cuando viene al rescate de nuestra alma rota una balada.” -“Love And Oz”. (Mago de oz)

Fotos hechas por Laura Ginés.

Espero que les halla gustado.

Saludos,
Nawin.

Anuncios