Etiquetas

, , , , , , , , ,


Creo que todo tiene un límite. El límite está en el punto en el que con tus acciones empiezas a hacer daño a otras personas.

Las mentiras, por ejemplo. Puedes mentir por miedo a que te descubran y perder lo que “más quieres”; puedes mentir para no reconocer algo por mero orgullo, o una mentira piadosa para no hacer daño.

Es curioso eso de las mentiras piadosas. Me repatea esa palabra, “mentira piadosa”. ¿Quién fué el mentiroso (nunca mejor dicho) qué la inventó? Debió de pasarse su vida mintiendo el muy canalla.

Hay diferentes “mentiras piadosas”:

image

Una de ellas es la que nos cuentan los padres.. Si, la de los Reyes Magos, el ratoncito Pérez (o el hada de los dientes), y Papa Noel (o Santa Claus). Los Reyes Magos, que siguen vivos después de miles años, y en una sola noche tienen que recorrerse el mundo entero con los regalos a cuestas y subidos en camellos (o caballos), comiéndose los dulces y bebiéndose las copitas de ron y anís que les ponen cada familia en el salón, a parte de tener que saber que niño ha sido bueno y quien malo durante todo el año; y no me sirve la excusa de que son magos y hacen magia. Después de miles de años, ¿La magia no estará un poco gastada? ¿O se habrán adaptado a las nuevas tecnologías? ¿Se habrán vuelto hakers y nos espian a través del whatsapp? (Aaah, picarooonees..!)

image

Lo mismo pasa con Papa Noel. ¿Miles de años recorriéndose el mundo entero en un trineo y con una barriga que pesa más que todos los regalos juntos de todos los niños? Lo curioso de todo esto, es que ambas partes se conserban genial. Los reyes magos no han engordado de tanto comer dulces de cada casa en todos estos años, o no les ha dado de repente una diavetes aguda con tanto azucar y alchool (debe de ser que durante todo el año hacen una dieta estricta o algo parecido), y Papá Noel (o Santa Claus) que no sé como no ha adelgazado de tanto pasar por las miles de chimeneas por las que tiene que pasar en una sola noche. Eso si que es una buena dieta, ¡Si señor! ¿Y a Rudolf cuántas veces se le habrá fundido la bombilla que tiene como ocico?

image

Otro que también me escama es el Ratoncito Pérez, que debe de ser multimillonario porque sino no me explico la de regalos que deja a cada niño del planeta por cada diente que se les cae, o como no se ha empachado de tanto queso como le ponemos. Por cierto, es un rácano, con tanto dinero que tiene, ya se podría esforzar más con eso de los regalos. No se… 200 euros podria dejar un dia así como así.. Yo lo dejo caer, a ver si cuela.

image

Y el Hada de los dientes… Bueno, sobre esa no se su historia. Tendré que buscar información. Os animo a que lo hagais. Creo que es de la cultura americana o alemana (si me equivoco, decírmelo, por favor).

Pero bueno, volviendo a la cuestión principal, que son las mentiras piadosas.

El otro ejemplo es el de algunas parejas. O ex parejas.

¿Por qué después de una ruptura, descubres que esa persona te ha mentido? Verdaderamente, no quieres saberlo, pero claro, te lo cuentan, y ahí empieza la espiral obsesiva por descubrir cada una de las mentiras, aunque sepas que te va a provocar sufrimiento el saber la verdad. Pero aun así, sigues. Hasta le das el coñazo a tus amigos/ as para que te ayuden a descubrirle/ a. Y cuando descubres la mentira (o mentiras) va y te dice que solo era una mentira piadosa, para que no sufrieras (JAJAJAJAJA) (Qué irónico todo, ¿No?) Y claro, para no quedar mal, te sigue negando las cosas y sigue el hilo de mentiras (no, si será verdad eso de que la persona que te miente una vez, lo hace dos, y tres, y cuatro… Etc). Luego, encima te reclaman y te hechan en cara que la mentirosa (o mentiroso), eres tú, para justificar su nido de mentiras (por supuesto), y te piden sinceridad.
Sí, es que es muy justo eso de reclamar algo que tú no das, ¿verdad? Lo peor es cuando te lo cres y acabas sintiéndote culpable. (Eso es lo más doloroso, que te lo acabas creyendo)

image

Pero quitando esa parte de amargura, hay mentiras piadosas que se pueden justificar (dentro de lo justificable), porque  a veces, esa persona no desea dañarte. Y ahora va la pregunta que me hago siempre y con la que deseo acabar esta entrada: ¿Por qué tienen que elegir por nosostros lo que va a dolernos o no? ¿Por qué no dejar que esa persona escoja si le va a doler? A mi ver, duele más una mentira piadosa, que una verdad dolorosa.

image

Espero que le haya gustado.

Saludos,
Nawin.

Anuncios